Ha ciertas circunstancias en las que es deseable contar con un escritorio en formato retrato más que un escritorio en formato paisaje. Esto es muy útil cuando estás leyendo o bien cuando estás escribiendo código (tienes más código en la pantalla). Hasta ahora nunca había tenido un monitor que permitiera pivotar; así que nunca había podido probarlo.

En el trabajo nuevo tengo un monitor que si pivota; y por ahora mis dos actividades principales son leer documentación y escribir pequeños scripts; motivo por el cual esta disposición de la pantalla es ideal. Para conseguirlo hay que seguir algunos pasos.

Modificar la configuración de X:

RandRRotation "True"

Tras esto es necesario reiniciar las X por algún medio (CTRL+ALT+BACKSPACE, /etc/init.d/kdm restart, etc).

Ahora es cuando viene lo bueno. Si utilizar Gutsy hay que hacer lo siguiente. En realidad debería bastar con el primer comando pero KDE no sabe reaccionar correctamente.

xrandr -o left
kwin --replace
killall -6 kicker
killall -6 kdesktop

El segundo comando sirve para reinicir el gestor de ventanas de KDE. El tercero reiniciar el kicker que es la barrita donde se encuentran el menú K y demás. Digo reinicia porque tras morir vuelve a aparecer. El cuarto hace lo mismo con el escritorio de manera que el fondo de pantalla se adaptará correctamente al espacio.

Lo bueno que tiene esto es se puede hacer en tiempo de ejecución; es decir que cada vez que te venga mejor este formato lo pones y cuando no lo quitas, no es necesario estar manteniendo la misma configuración para siempre.

Anuncios