A nadie se le escapa que en este momento tenemos una crisis bastante profunda en España. En realidad no tenemos una crisis sino dos crisis unidas. La primera crisis es la crisis financiera internacional, mientras que la segunda es la explosión de la infladísima burbuja inmobiliaria. España es un país en el cual aproximadamente el 30% del PIB (no recuerdo la fuente) proviene directa o indirectamente del sector construcción. Otros paises como Alemania rondan el 11%.

Los dirigentes políticos (ni nadie) no saben qué medidas serán efectivas a la hora de superar la crisis. Una de las que se propone en España es la inversión pública.  Esta medida me parece acertada, solo que creo que se están equivocando sobre en qué invertir. Existe la necesidad de reducir el porcentaje de la economía que depende del sector construcción, pero es precisamente en este sector donde se va a intertir la aplastante mayoría de la inversión pública que se hará para superar la crisis.

¿Dónde entra el Software Libre en esta ecuación?. Recientemente se ha aprobado en Canarias un proyecto para la adquisición de licencias de Microsoft. El proyecto cuenta con una presupuesto de 3.3 millones de euros en los 4 años de los que cuenta. En un primer momento entendí que esas licencias eran únicamente ofimática, pero las cuentas no me salen. Suponiendo que una licencia de Office 2007 Profesional costase 300 euros serían necesarios 11000 empleados para llegar a esa cifra. Me parecen demasiados trabajadores, pero no tengo datos concretos. En cualquier caso me parece una irresponsabilidad a nivel político.

No sé si existe algún tipo de juramento que los políticos deben respetar para las inversiones públicas, pero utilizando el sentido común (que es el menos común de los sentidos) entiendo que el político debería procurar en la medida de lo posible que la inversión pública retorne sobre la circunscripción geográfica sobre la que participa en el gobierno. Es decir si yo voy a comprar ruedas y en Tenerife hay una fábrica de ruedas tendré que ponderar ese hecho de manera que aunque cueste más caro puede ser preferible comprar ruedas en Tenerife que en Japón puesto que así favorezco el desarrollo de la economía productiva local. Esto es aplicable a cualquier circunscripción geográfica.

Volviendo al caso de las licencias de Microsoft esto significa que este proyecto es un mal proyecto en términos de repercusión de la inversión en la economía local. de los 3.3 millones de euros con que cuenta el proyecto tan solo el 10% (por poner una cifra) redundará en la economía local. Para entendernos 330000 euros quedarán en Canarias mientras que 2970000 irán a las arcas de Microsoft Iberia y Microsoft USA. Es una MALA inversión.

Aquí es donde entra el Software Libre. Si se hubiera hecho un proyecto sobre implantación de una suite ofimática libre (típicamente OpenOffice) probablemente no fuese más barato, incluso es probable que fuese más caro. El Software Libre NO es necesariamente más barato a corto plazo que el software propietario.

¿Dónde se hubiera ido el dinero de este proyecto?.

Una parte del dinero del proyecto hubiera consistido en elaborar un plan de migración paulatino a esta solución. No se trata de llegar y empezar a instalar la suite en todos los ordenadores uno tras otro hasta que estén todos. Es necesario tener claro que hay que migrar los datos antiguos al formato nativo de esta suite, hay que establecer un plan de formación de los usuarios de este producto, hay que tener clara una estrategia de instalación paulatina, hay que prepararse ante los posibles imprevistos, etc. Aquellos que dicen que bastaría con instalar la suite porque “son iguales” son demasiado radicales. Las cosas hay que hacerlas bien, poco a poco, dando pasos pequeños pero firmes y cimentando la implantación en el trabajo bien hecho.

Otra parte del dinero posiblemente más pequeña que la anterior se destinaría a comprar soporte. Las personas que defienden el software propietario siempre argumentan la razón del soporte, pero es un falso argumento. No conozco a nadie que haya solicitado ayuda sobre la utilización de una suite ofimática al fabricante de la misma, no conozco a nadie que haya reportado errores y que estos hayan sido resultos, no conozco a nadie que hay solicitado una nueva funcionalidad y esta haya sido implementada para satisfacer sus deseso. Probablemente todo esto se deba a que no conozco a la suficiente cantidad de gente o a las personas adecuadas, pero, el soporte de las herramientas propietarias es un falso soporte que crea una sensación de tranquilidad en los técnicos. No es un soporte real.

No se mide de la misma manera a las soluciones libres y a las soluciones propietarias en parte porque los usuarios suelen estar acostumbrados a las segundas y ven el intento de implantación de las primeras como un cambio que no quieren.

Por el precio de licencias comprariamos un proyecto de implantación, un plan de formación y un soporte real. Lo mejor de todo es que estos tres elementos pueden asumirlos las empresas locales. En el peor de los casos ganará el concurso una multinacional que finalmente tendrá que subcontratar la ejecución del proyecto a empresas locales (este es otro tema del que habría que hablar). En este caso el retorno de la inversión oscilaría entre un 90 y un 100%. Sería una BUENA inversión.

La decisión no se toma teniendo esto en cuenta, se toma por comodidad. El “director de informática” percibe que es más sencillo utilizar software propietario en el sentido de que el proyecto involucra a menos partes y tiene menos opositores internos. No piensa en el beneficio para la economía local, sino en arreglar el problema que tiene de la manera más COMODA para él y su equipo. Este señor actúa de manera irresponsable por falta del coraje necesario para pensar en lo mejor para la comunidad canaria.

Antes hablé de que el software libre no es más barato a corto plazo, pero sí lo es a largo plazo. Dentro de 4 años tendrá que haber otro proyecto análogo a este que volverá a significar una inversión descomunal en licencias de Microsoft. Si se hubiera optado por la alternativa que yo planteo dentro de cuatro años el proyecto podría estar dotado con mucho menos presupuesto o bien destinar parte del presupuesto del mismo a mejorar la solución haciéndola mejor.

Como usuarios y defensores del software libre tenemos que llevar a cabo la tarea de sensibilizar a la sociedad sobre este tipo de cuestiones. El objetivo debe ser el ámbito de la administración pública no la empresa privada, y en este ámbito el argumento de lo barato a largo plazo NO IMPORTA.

Espero que se me haya entendido con claridad. No hablo del proyecto de la ofimática canaria porque esté centrado en este concretamente, sino porque es un proyecto del que se ha hablado largo y tendido en el ámbito del software libre canario y por tanto lo conozco hasta cierto punto.

Si algún lector se pudiera sentir ofendido no era mi intención, probablemente me esté malinterpretando. Simplemente llevaba días dándole vueltas a esto y sentía la necesidad de expulsarlo/compartirlo.

Anuncios